Los Puntos Suspensivos ( … )

Concepto de los Puntos Suspensivos

Los Puntos Suspensivos ( … ) son Signos de Puntuación que se utilizan precisamente pasa eso, para generar suspenso. Asimismo, son de gran utilidad para generar intriga, para omitir palabras, y mucho más. Los puntos suspensivos son tres puntos consecutivos que se escriben en una misma línea sin espacios.

Si quieres conocer cómo se deben emplear los puntos suspensivos de forma correcta, a continuación encontrarás varios ejemplos fáciles y prácticos. También podrás conocer las diferentes utilidades de este signo de puntuación y cómo usarlo en cada caso.

Ejemplos de los Puntos Suspensivos

Como lo mencionamos anteriormente, los puntos suspensivos se utilizan principalmente para crear suspenso en el texto. Este signo de puntuación puede ser empleado también para generar intriga en el lector. Además, se usa para interrumpir una frase en el caso de que ya se conozca el final. Por ejemplo:

1- La otra noche vi una sombra frente a mi habitación… sólo era la sombra de la estantería del pasillo.

2- He querido decirte algo desde hace tiempo… pero no sé cómo hacerlo.

3- Esto no se quedará así… tarde o temprano me vengaré.

4- El otro día lavé mis camisas blancas en la lavadora junto a un pantalón rojo… sí, fue una mala idea.

5- Mi gata en celo se escapó el otro día por la ventana… ¿te gustaría tener un gatito?

Otros ejemplos de los puntos suspensivos

Además, los tres puntos suspensivos se utilizan para expresar un refrán o una frase popular sin necesidad de escribirlo en su totalidad. Asimismo, se emplean para indicar que parte del texto ha sido eliminado. Para esto último se colocan los puntos suspensivos entre paréntesis. Por ejemplo:

6- Ya te lo he dicho, cuando el río suena… así que estate atento.

7- A palabras necias… así que no les hagas caso.

8- El que mucho abarca… por eso deberías concentrarte en una sola cosa.

9- La Cenicienta bailó con el príncipe toda lo noche (…) dejó su zapatilla de cristal cuando abandonó el castillo.

10- El barco zarpó a la mañana siguiente (…) la tripulación no podía creer lo que sus ojos veían.

Además, los puntos suspensivos se utilizan para enumerar ciertas cosas y dejarle claro al lector que esta enumeración continúa. Asimismo, se emplean para omitir malas palabras o frases desagradables, por ejemplo:

11- Tienes que traer todos los colores del arcoiris, es decir, amarillo, rojo, verde…

12- Tengo que trabajar todos los días de la semana: lunes, martes, miércoles…

13- Me gustan los perros de todas las razas, pomeranias, pastores alemanes, chihuahuas…

14- Ya te dije, no quiero que vayas a ver a esa… de nuevo.

15- Ese tipo se merece la peor… del mundo.

Como habrás podido notar, los tres puntos suspensivos resultan de gran utilidad para dotar los textos de suspenso e intriga. Así que si sabes usarlos correctamente, podrás sacarle mucho provecho en tus próximos textos.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies